Enero 2020 – El valor refugio ahora son las acciones

Enero 2020 – El valor refugio ahora son las acciones

Los principales índices de mercado suben, apuntando a la consolidación de la fuerte tendencia alcista que acumulan. Sin embargo, esto no es representativo del conjunto de acciones del mercado.

En el año (hasta 10 de febrero), el S&P 500 acumula +3,75% mientras que el S&P500 (equally weighted – mismo peso a cada acción), tan sólo sube +1,17%. Las top 5 por capitalización han sido responsables del 60% de la subida del S&P500 (Microsoft, Apple, Amazon, Google y Facebook). Si ampliamos el rango a las 3.000 compañías de mayor capitalización americanas, las 1.000 compañías más grandes suben +3,86% (Russel 1000) frente a las siguientes 2.000 compañías en capitalización, que arrojan un resultado medio negativo en el año de -0.05% (Russell 2000).

The «new normal» no es nada normal, ni sostenible en el tiempo. The «new normal» significa que los bancos centrales compran y comprarán todos los bonos que haga falta sin mirar el precio ni si desequilibran el mercado. Los inversores se han visto expulsados de la carrera por la compra de bonos que ahora ofrecen una rentabilidad-riesgo inasumible para quien no puede imprimir dinero en su casa. Eliminado el principal activo destinatario del ahorro mundial sólo quedan las acciones y cómo todo inversor necesita protección para imprevistos, a falta de bonos y con el efectivo penalizado por tipos negativos, se aceptan acciones defensivas como valor refugio. Este nuevo paradigma durará tanto como los bancos centrales quieran. Las carteras se cargarán de acciones y su única protección será que las propias compañías sigan dando resultados positivos. En el momento que eso falle se caerá este gran castillo de naipes.

Este análisis nos hace seguir apostando por acciones de crecimiento en nuestra exposición directa a bolsa, que sí pensamos que estarán a la altura de las exigentes valoraciones que presentan ahora. En las carteras defensivas, con un alto grado de cobertura, adaptamos la composición de índices a este nuevo paradigma cubriendo nuestras posiciones americanas con Russell 2000 en lugar de S&P500. El coronavirus sigue paralizando procesos industriales, ralentizando intercambios comerciales y reduciendo el consumo. Sus efectos tarde o temprano llegarán a los indicadores macro que siguen la comunidad inversora. Bolsa sí, pero muy vigilantes a lo que viene por delante.

Nuestra apuesta por el USD está dando buenos frutos, tiene «carry» positivo y está muy apoyada por la mayor demanda de productos y servicios americanos vs europeos. Además, el BCE tiene menos reparos en hundir sus tipos de interés y a su sector financiero para devaluar la divisa y tratar de estimular las exportaciones. Una medicina con fuertes efectos secundarios que le está costando superar a la vieja Europa.

Cerrar menú