Noviembre 2019 – Un buen momento… para comprar protección

Noviembre 2019 – Un buen momento… para comprar protección

Nuestro análisis de mercado

En estos momentos, los inversores se sienten tranquilos, optimistas y orgullosos de las buenas decisiones que han sabido tomar (cualquier incremento de la beta o de la exposición a mercado este año ha sido rentable, hasta ahora). En cambio, cuando sufren las embestidas del mercado, echan la mirada atrás y se arrepienten de no haber comprado protección cuando estaba en máximos históricos. Aunque los mercados estén al alza y el crecimiento mundial continúe, ahora es el momento de comprar protección, y si eres lo suficientemente paciente, recogerás las ganancias.

Sin llegar a caer en la tentación de pronosticar futuros movimientos del mercado, sí podemos aventurarnos a decir que ahora es más seguro comprar protección que a principios de año. Las noticias positivas ya están incluidas en el precio, y el riesgo de una subida fuerte en el corto plazo es mucho menor que después de una caída del 20%. La volatilidad está baja y el sentimiento de mercado empuja a los inversores a creer que los bancos centrales han encontrado el Santo Grial del eterno mercado alcista. A nuestro parecer, desde una perspectiva global los riesgos son altos.

Somos positivos y creemos en el crecimiento global, la innovación humana y la productividad laboral.  La adaptación tecnológica en compañías y hogares está creciendo a toda velocidad, y la creatividad está en auge; un entorno muy favorable para que las compañías de crecimiento, con innovaciones importantes en sus productos y servicios, encuentren capital y transformen en beneficios reales las inversiones de sus accionistas. Al margen de las tendencias a corto plazo, la inversión en compañías de crecimiento ofrece oportunidades muy atractivas.

La otra cara de la moneda es que empresas mal gestionadas, industrias de bajo crecimiento y modelos de negocio obsoletos también encuentran capital y deuda a bajo coste para financiar proyectos que tienden a destruir valor y, con ello, capital.

Así pues, hay riesgos acechando tras el grueso manto del intervencionismo de los bancos centrales. Se ha producido un peligroso cambio en el paradigma: La política, antes considerada perjudicial para la gestión monetaria, ha recuperado la influencia y control de antaño en el seno de los bancos centrales. La política monetaria y fiscal, en su momento diseñada para contrarrestar el factor cíclico de la economía y luchar contra la aparición de burbujas, usa ahora un indicador obsoleto que ya no refleja el incremento del coste de vida (inflación) para justificar la “necesidad” de ultra-expandir la creación de dinero y burbujas de deuda y activos. Para generar beneficios hoy, los rendimientos negativos están consumiendo las rentabilidades futuras,  que les corresponderían a las próximas generaciones. Esto equivale a cortar todos los árboles del planeta para incrementar la riqueza humana.

Nuestro posicionamiento de mercado

Seguimos siendo positivos respecto de las compañías de crecimiento y vemos oportunidades de inversión atractivas. Los riesgos visibles son bajos, mientras que los invisibles son altos, ofreciendo una buena oportunidad para comprar protección a precios bajos.

Esta situación global de mercado es favorable para estrategias capaces de gestionar el riesgo dinámicamente y/o generar alpha con una asignación de activos eficiente que brinde protección en correcciones de mercado. En el actual entorno, la renta fija ofrece una protección muy baja, por lo que puede usarse efectivo (pagando por ello) o derivados (futuros y opciones) como protección. Aquellos gestores de estrategias long-short que busquen generar alpha mediante la venta de compañías sobrevaloradas, son firmes candidatas a destacar en el previsible entorno de mercado de 2020.

Principales temas en cartera:

  • Comprados de acciones con crecimiento a largo plazo
  • Vendidos a medio plazo de índices globales
  • Largos USD a largo plazo
  • Vendidos de bonos de gobierno alemán y americano a 10 años (largos de rendimiento, cortos de precio)

Nuestras rentabilidades en el año

En 2019 nuestras estrategias de acciones han subido un +33% de media, las estrategias mixtas tolerantes un +9%, y las estrategias mixtas moderadas un 7%.

Nos acercamos a final de año prudentes de riesgo, situándonos en la banda baja de nuestro apetito de riesgo para cada uno de los perfiles, e intentando maximizar los niveles de caja y la protección, aunque seguimos positivos en crecimiento global.

Cerrar menú