Noviembre 2020 – Sube todo. Las vacunas están preparadas

Noviembre 2020 – Sube todo. Las vacunas están preparadas

  • Categoría de la entrada:Blog

Claves del mes

Mes de rally espectacular en los índices de bolsa y en nuestros 3 fondos (también los que usan coberturas por haberlas bajado sustancialmente durante noviembre): SFRR (Multiestrategia Flexible) cierra el mes en +5,63% (+29,09% en el año), SFPG(Acciones Growth con cobertura) +8,05% en el mes (+36,97% en el año), SFQS (Acciones Quality Growth sin cobertura) +6,21% en el mes (+18,08% en el año). El mundo empieza a creer en el final del Covid-19. La recuperación rápida ha sido nuestro escenario central desde abril y lo hemos mantenido sin titubeos durante todo el año.   

Comentario de mercado

Las incertidumbres a corto plazo se van disipando: 

  • – Los ensayos de las vacunas han ido dando resultados positivos. Primera vacuna aprobada ya por UK (Pfizer/BioNTech), comienza su distribución. => Bueno para las bolsas  
  • – Las administraciones preparan más medidas fiscales expansivas => Bueno para las bolsas  
  • – Los bancos centrales siguen aumentando la masa monetaria en circulación => Bueno para las bolsas  
  • – Biden gana las elecciones y el senado, aún por cerrar con la repetición de elecciones en Georgia, parece que seguirá en manos republicanas => Bueno para las bolsas  
  • – El flujo de dinero vuelve a la renta variable (llevaba 3 años en disminución) => Bueno para las bolsas  

Los riesgos son asumibles y gestionables:  

  • – Algunos indicadores apuntan a sobrecompra de mercado. Esto es normal en fases de recuperación y suelen acabar en periodos de consolidación sin grandes caídas.  
  • – La inflación se mantendrá en niveles contenidos por la moderación salarial y flexibilidad de la oferta agregada. Además, los bancos centrales ya han anunciado que tolerarán un periodo largo de inflación por encima de su objetivo antes de retirar estímulos.  
  • – Elevados niveles de deuda gubernamental => necesidad de tipos reales negativos para ir diluyéndola sin aumentar los impuestos demasiado. Esto es malo para los bancos, su negocio troncal está muy comprometido a medio y largo plazo. Veremos más fusiones y poca rentabilidad.  
  • – La masa monetaria se mantendrá alta y seguirá el debate sobre si es buena tanta manipulación. Cuidado con las criptomonedas, es más fuerte el deseo de revelarse contra los bancos centrales que la seguridad de la inversión.  
  • – La globalización seguirá su curso. Es imparable y ni siquiera Trump, al frente de la mayor economía del mundo, ha sido capaz de descarrilarla.  
  • – El cambio climático es un problema que ya estamos dispuestos a afrontar. A falta de mejores resultados que ofrecer, la industria de inversión ha adoptado está misión como eje central de su propuesta de valor.  
    => Aquí queremos ser claros, nuestra misión es hacer crecer el patrimonio de nuestros inversores como objetivo número uno. Además, queremos hacerlo durante décadas. Eso nos obliga de facto a buscar siempre inversiones sostenibles y modelos de negocio que mejoren el mundo en el que vivimos. Es lo único que nos ofrece suficiente seguridad para proteger un patrimonio a largo plazo, menor riesgo regulatorio y menor riesgo de obsolescencia del producto o servicio. Lo que nunca hay que olvidar es el objetivo de rentabilidad, no todas las inversiones con etiqueta sostenible son rentables.  

Las tendencias a largo plazo se mantienen:

  • Digitalización del tejido productivo. Transformación digital acelerada en negocios no tecnológicos.  
  • Interacción persona-máquina y máquina-máquina. Los sistemas de reconocimiento de habla permiten que una persona sin conocimientos informáticos “programe” un ordenador/dispositivo. Esto revolucionará la productividad y la creatividad.  
  • Comunicación y transacción a distancia. Los confinamientos generalizados han forzado a adoptar una realidad: se puede hacer casi todo sin contacto presencial (contratar empleados, proveedores, comprar casas, alquilar inmuebles, vender productos de importe elevado…). Esto aumentará la productividad y los beneficios empresariales.  

Nuestra previsión para 2021 es positiva, los resultados empresariales deberían sorprender al alza y la normalidad se recuperará muy rápido. Probablemente ya estemos percibiendo un sentimiento fuerte de normalidad en marzo del próximo año. La distribución de vacunas durante enero y febrero a la población de riesgo permitirá una movilidad mucho mayor de la población con menos riesgo, lo que hará muy improbable el uso de medidas restrictivas de movilidad.  

Este año nos ha dado una gran lección: en inversión hay que ser prudente y flexible, pero nunca tener miedo. El miedo bloquea y lleva a tomar decisiones imprudentes. El análisis racional y reducir la carga sentimental en las decisiones permite ser ágil para adaptarse a los cambios y afrontar los riesgos con mayor serenidad. 

Sigamos creciendo en 2021. Para este fin de año os deseamos mucha salud, prudencia hasta que las vacunas se distribuyan y el ánimo muy alto por la crisis tan devastadora que estamos logrando superar. Cada vez queda menos para que podamos volver a vernos con normalidad